martes, 29 de septiembre de 2015

"en construcción"

No, no cierro el blog.

Un simple click me permite escapar de la oficina, del estrés del trabajo.
Me transporta a esos momentos mágicos del fin de semana sin necesidad de viajar, sin levantar el culo de la silla.



Recuerdo que llevo algunos días trabajando de "peón" en "Wisconsin", en Tarraco, en Oregón, en la Catalunya del Sud. Hurgando, investigando, descubriendo largos extraordinarios mezclados con algún tramo terruñoso y herboso que exige una labor agotadora de limpieza.

He visto como Santi y Vicenç pugnaban cada uno por dejar el largo más duro y obligado que el anterior.
El de Matarranya va ganando.

En Sin se ha desmelenado.
detalle ampliación

¿ dónde está Wally ?  ¿ Quien asegura a Wally ?

No coincido con su propuesta de  6a+, 6c/7a (por encadenar y en congruencia con los superiores), IV, 6c, 6b+, 6b,  algunos bolts y una cotación global de ABO Inf (ahí sí).
Santi parece poseído por una pasión y una hiperactividad desbordada, y no reconoce nada más allá del 6b+.
Si las dificultades continúan será ruta de dos días con un magnífico vivac a mitad de pared.

Hace ya tiempo me espetaron que "por debajo de 7a es treking".
Aquí se "escala", nada de paseos.
El grado se convierte en mera (des)orientación

Ya puedo afirmar que NO será una clásica.


Aunque tiene buenas vistas
 y un ambiente estupendo


To be continued

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Los girasoles de Utah

Cuatro días,
un tesoro.


Tormentas de agosto.
Aunque la meteo se torne incierta, siempre quedarán lugares al abrigo del sol y de la lluvia.

Aguaceros en el Piri y los Picos, chubascos en Vercors y los Alpes. Echamos mano de los mapas y el Centro queda a salvo de las bajas presiones. Usaremos "Las 100 mejores escaladas de la Zona Centro" como guía de viajes, una selección de vías amplia en escuelas y estilos


UTAH, o algo parecido

Madrid queda lejos
Girasoles en Utah???

y nos detenemos en  El Barranco de la Hoz, con su paisaje impresionante de paredes de bolillos en la parte inferior, y torres de arenisca en la superior.
humedad precaria en los bolillos

Escogemos una de esas clásicas en cuya recomendación coinciden todas las fuentes,  Pañoleta Blanca, una obra maestra de Santi Llop y Jesús Gálvez por (ausencia de) equipamiento, trazado y estilo.
Ester alcanza la seguridad de la arenisca


No os dejéis engañar por la bondad de las cotaciones: En el 6b sudé hasta caer, y sólo después de estudiar el paso conseguí resolverlo; en el resto de la vía los quintos se pagan caros, los sextos carísimos.
festival de fisuras

diedros 

corners  en "X"

y agonía en los encastamientos


verticalidad en un 6a 


Llevaos cacharros a tuti-plein, esas fisuras golosas de arenisca lo tragan todo  (fisus, dos juegos completos de micros y de camalots hasta nº3 + un 4)



Envalentonados por haber lidiado con fisuras de puños, retomamos el viaje hacia el Centro.
El sábado escalaremos en la Torre de Villarejo un par de clásicas recomendas, una de chapas y otra con algo de autoprotección. Echamos en falta algo de recorrido, y es que 150 metros de pared se quedan cortos para tan largo viaje.


fragancia de YOSEMITE 

Así que, un tanto decepcionados y más que asustados por las temperaturas anunciadas, decidimos probar la Peña del Águila en Galayos. De esta aguja sí teníamos referencias excepcionales. La realidad superó nuestras expectativas.



Degustamos fisuras maravillosas en Tiempo de Cambio, o Sulayr, que por sí solas justifican el viaje.


La aproximación exige un par de horas escasas por el camino clásico de subida al refugio Victory hasta divisar la canal que sube directa a Peña del Águila, que tomaremos durante media hora. Al poco de recorrerla habrá que dejar la canal principal y tomar una gulotilla a la derecha. Una trepada de 80 mts de III (expuesta si se hace a pelo) te conduce a pie de Tiempo de Cambio

Un primer largo excepcional de 6a+ (buff) ,

conduce a una reunión cómoda, donde empieza el largo más bonito que haya escalado en fisura.

Tres movimentos muy duros de placa (por debajo de los bolts) y te plantas en una fisura de dedos que va ensanchándose hasta las manos allí donde desploma.




De nuevo, como si del día de la marmota se tratara, la fisura acabará tumbándome. No será hasta emplazar los camalots un par de metros por encima que resolveré el paso. Es lo bueno de escalar fisuras: si quieres siempre tienes la cuerda por arriba.

Tercer largo, otra joya, no sabría decir si mejor o peor, en cuaquier caso entre los mejores largos de fisura que haya escalado nunca, ambos aquí, en esta ruta. Festival de empotramiento de manos (estrechas) y dedos, bavaresa y algunos cristalitos de cuarzo tamaño big size.

El último largo a no despreciar, una placa bonita de V (6a+ para los no pedriceros) hasta la cumbre. Descenso a rápeles por la vía con alguna variante, o bien por detrás hasta alcanzar la horcadura al Este de la pared, y de allí en un rapel o dos y algún destrepe hasta pie de vía.



Siesta.
Bocata y té.
Y a la carga de nuevo, esta vez con el Camalot del 5

Sulayr.
Primer largo de antología, también para enmarcar junto a los dos anteriores. Un 6b+ potente cuyo movimiento clave es la superación de un techo que curiosamente no se hace en encastamiento sino aprovechando los relieves de ambos lados de la fisura, adiedrada.


Un segundo largo bonito nos conduce al monstruo del lugar, un Off Width (se pronuncia auschwitz...) de 7 metros con caída en repisa. Lo pruebo, subo, meto al "amigo grandullón" y lo arrastro hacia arriba. A unos dos metros de la repisa la fisura se amplía tanto que el cacharro deja de funcionar. Subo algo... miro hacia arriba. Me esperan dos o tres metros a huevo sin poder asegurar de retirada incierta, y de caída ciertamente calamitosa. Evalúo y la cobardía se impone de nuevo. Destrepo y opto por la salida de los cobardes (vivos y enteros), una variante a la izquierda que conduce al collado superior.
La dejaré para otro día, o para otra vida.
Al retirarme recordé  a Kike, quince o veinte años atrás, cuando bajó después de devorar esta largo en apenas quince minutos, vivo, pletórico y satisfecho. Por más años que pasen, siempre serás lo jefe.



El lunes toca volver, y alargamos el regreso con una parada en Riglos.
Popeye, también joya, aunque de estilo absolutamente opuesto: chapas, canto, desplome continuado, cintas y magnesio.
La teníamos apuntada.

Hay que hacerla antes de que se caiga la Visera.
Se caerá... vulnera todas las leyes de la física.



Un pequeño Tour que nos confirma que habitamos el centro de un mundo de escaladas variadas


lunes, 14 de septiembre de 2015

Placeres que matan

Última semana de agosto.
Recibo una invitación para abrir en la Torre de Marboré.
Tentadora, deliciosa y peligrosa,
y con AMIGOS.



Imposible decir no,
incluso anticipando que se me iba a atragantar.

Como el Fugu... plato japonés preparado con la carne del pez globo, un manjar que contiene cantidades letales de veneno que paraliza los músculos hasta provocar la asfixia. 

La preparación del Fugu está estrictamente reservada a los chefs que han acreditado una rigurosa formación y entrenamiento.

Aquí sucede igual.

Íker apurando los plomos de un artifo antiguo... UIAA certified 


Los dos "cocineros" de esta delicatessen, Iker y Unai, ampliamente conocidos en los círculos menos recomendables de la escalada, empezaron a gestar la ruta el año pasado. Una tormenta les echó de la pared obligándoles a taladrar dos expansiones.
Planeaban terminarla y corregir ese largo en un par de días, durmiendo a media pared.
Su prohibición de llevar espitador debería haberme alertado pero, ¿quien es capaz de rehusar un pasaje para semejante viaje?


Harri Dantza (danza de piedra) ofrece un par de largos de placa en séptimo grado, muy técnicos, con largos tramos expuestos escasamente protegibles.


Encontraréis una corta ristra de plomos,
alguna reunión de spits de un antiguo proyecto de artifo abandonado  y los dos parabolts de la tormenta como únicas expansiones.
Ahhh, y tres clavos, un tesoro.

Travesías... un placer para los "segundones"  cuyo sabor aumenta al colgar de una única cuerda

Ahora tengo cinco canas adicionales y algo más de experiencia que en un futuro debería servirme para soslayar invitaciones tan poco recomendables.

Con algunas compensaciones eso sí.
Como el vivac estrellado en una magnífica atalaya desde cuya altura se domina el circo de Gavarnie
y la compañía de este par de simpáticos chavales

Luz después del vivac en una generosa vira. Sólo quedan 3 largos, 
ASEGURABLES, en roca fabulosa y !!!asequibles!!!

Última tirada, Íker  no lleva maza ni clavos. 
Dos cullons


No me atrevo a hacer reseña. Los grados que me sugieren se me antojan tan apretados que entran en contradicción con mis principios...
7a/b y 6c+ obligado...
Sin un escalador que domine el séptimo grado se me antoja improbable que el primero logre salir airoso del envite.


La vía me viene definitivamente grande.

El plato sigue ahí para quien quiera -y pueda- sentir placer al degustarlo.
Sin red de seguridad.
Como pedir Sashimi de Fugu