lunes, 27 de julio de 2015

Fidel Fiasco, Aguille de la Blaitière (Chamonix)

Tots tenim algun amic que porta escalant més de 30 anys.
Sempre que parlem de vies, sempre que parlem d'escoles, s'afanyen a recordar-nos que als vuitanta s'escalava fort i es graduava dur.
Quanta raó!!!

Tenda a la morrena del Glaciar des Pelerins, amb l'Aguille de la Blaitière a l'esquerra, i Pelerins a la dreta
La Blaitière aplega un grapat de vies amb frases de denúncia política, com Williamin Dada, Majorette Tatcher, o la mateixa Fidel Fiasco


Fidel Fiasco té per autor el prolífic Piola qui a principis dels 80 va inaugurar tantíssimes primeres aprofitant que les plaques romanien verges.


Els espits, que havien proliferat a escoles i parets de baixa altitud, encara no havien arribat a l'alta muntanya. La seva aparició al massís del Montblanc va originar una eclosió d'apertures no exempta de polèmica.

És Nostradamus a l'Aguille de Pelerins la que desferma aquesta prohibició consensuada, un tabú fins aleshores respectat, amb una primera i una segona xapa per protegir la placa que interrompia en quinze metres el sistema de fissures d'aquesta via de 600 metres.

A partir d'aquí naixerant un seguit de vies que, ara sí, lliguen fissures netes amb plaques d'aparença inexpugnable, preferint-les per sobre d'altres camins trencats, cercant sempre la puresa de la roca i un itinerari directe.

Fidel Fiasco és una de les primeres vies amb aquesta concepció. Predominen les fissures excel.lents, siguin minces o amples, defuigint les zones brutes, aprofitant trossets de placa ultracompacta que precisen d'alguna (ben poques) xapa per passar.

una de les poques xapes de la via per salvar el canvi de fissura


El grau, "ochentero" i poc agraït (caic en un 6a després de donar-ho tot i escalar bé!), no ens fa ignorar la bellesa d'una escalada superba.
Segon llarg, 6a ben difícil, a la topo de Camp to Camp han tingul la gentilesa de pujar-ho a 6b..

topo de Camp to Camp

ED+, a pesar del que puguin dir les guies antigues, un bon 6c obligat i, sens dubte, una altra de les obres d'art que el sr Piola ens ha deixat.
Fins i tot ens ha agradat més que Voyage selon Gulliver al Capucin,
i també ens ha requerit un plus d'exigència.

Aquí van algunes fotos.


Chamonix al fons, sota l'aresta entre dos morrenes que serveix d'accès a la via



cosint el llarg, sempre que es pugui

encastaments brutals

les glaceres parlen, sobretot quan tenen calor. 
Per un d'aquestos seracs  va la via del Pelut i del Pau. Tremolàvem només pensar-hi


antepenúltima tirada, anem cansats. 
Falta la guinda del pastel però no em queda força. Sortosament no obligarà.

Un cop baix, el Dru apareix més enllà de l'Aguille de la M. 
Li falta un bocí gros, recordatori que aquí les muntanyes creixen, canvien i cauen







martes, 21 de julio de 2015

Bételgeuse, un "must" de la Pared de Anterne (Chamonix)


Todo escalador viajero siente algún día la imperiosa necesidad de visitar Chamonix.

El macizo del Montblanc, omnipresente, acapara toda nuestra atención desde antes de llegar, la retiene durante nuestra estancia en la meca del alpinismo, y a veces consigue mantener el embrujo durante el viaje de regreso a casa.

Sólo resistiendo la tentación de contemplar el Montblanc por última vez a través del retrovisor seremos capaces de descubrir un tesoro escondido: la Paroi d'Anterne, una muralla calcárea que domina desde las alturas la vertiente norte del valle del Arve.




Ya en tu tercer o cuarto viaje, saciadas tus ansias de granito, empezarás a preguntarte por el nombre de ese farallón calcáreo, y por si tiene rutas escalables.
Si además practicas el absurdo pasatiempo del hielo, sentirás cómo va creciendo un vacío  en la boca del estómago que se desplaza hacia tu cerebro, sensación que se convertirá en vértigo al descubrir que desde esa atalaya se dominan la roca del Montblanc y las cascadas imposibles de Fer-a-Cheval.

Anterne queda a las puertas de ambos reinos, separándolos, olvidado y tan ignorado que todavía quedan líneas por abrir.



posibles aproximaciones, y Betelgeuse en rojo

Betelgeuse es una ruta moderna equipada con parabolt inoxidable a prueba de bombas.
Está bien que sea así: conseguimos meter dos veces un totem azul en sus intensos 250 metros de compacto calcáreo, y probamos más de una vez la bondad de las chapas.
Sostenida en torno al 6c/7a, con un paso especialmente obligado en el tercer largo y una escalada esencialmente de "pies", puede convertirse en una de las clásicas de dificultad del valle.


inicio del tercer largo, lejos todavía del paso que se mantiene fresco en mi memoria, 
6c obligado dicen. Pase Dios y lo vea... 





A destacar la exposición de la trepadita necesaria para llegar a pie de vía, donde quizás erramos la canal de acceso. Aun así, ojito con la travesía sobre esquistos verticales.
los esquistos a trepar, justo encima de la línea de la sombra

Nos encantó la soledad del lugar, la belleza del itinerario, la calidad de la roca y el descenso andando por el pasaje del Dérochoir.

la vía termina a la izquierda del pico más alto, 
el descenso transcurre por pendientes suaves de Carst torturado hasta alcanzar un vallecito verde, 
y de allí remontas a la arista donde nace el pasaje del Dérochoir


En conjunto, una actividad larga y con un cierto compromiso, a evitar absolutamente con meteo incierta. No quiero imaginar una retirada por las pendientes y la canal de acceso en medio de una tormenta de agua.


Aproximación de 2 a 3 horas  + 4 a 6 horas para la vía + 2 horas de descenso
Sombra desde las 14:00 en este julio canicular.



Más info sobre el lugar en:

  • http://www.camptocamp.org/routes/176356/fr/pointes-d-ayeres-betelgeuse
  • Escaladas en el valle del Arve
  • Libro de Mussato, con dos rutas moradas (oju peligru)



martes, 19 de mayo de 2015

algunes vies bones

plagiant el títol d'un blog amic,
aquí van unes vies que ens han agradat molt, adequades per la temporada de calor que s'apropa

Bavaresa del segon llarg de la "Combinación"


COMBINACIÓN MÁGICA, Tozal del Vero

La darrera proposta de l'Edu, redescobrint i netejant pel lliure una antiga línia d'artifo.
Grau sever al segon i quart llarg, i treball impressionant de sanejament,  conservant alhora el caràcter original de la ruta. Gràcies pel curro!

Empalmables L1+2, L3+4 amb gestió de cordes, L5+ 6, L7 + 8, i L9 + 10

Aneu-hi aviat i tindreu ombra fins la part superior.

travessa "picapiedres"

Pels qui "en volen més", busqueu la Pastelito Rebelde al blog de l'Iker o l'Edu


JOSÉ MARIA MORROS, Ordesa, Tozal del Mallo


Via preciosa i bastant obligada en el seu grau. Val la pena dominar el 6c de paret per gaudir-la sense passar por.


Al llarg per sobre de la plaça de Catalunya deuen haver-hi dues variants. La de l'esquerra passa per una reunió de burins similars als que trobes a la via, a uns 20 mts del terra, i després flanqueja ascendent a dretes fins trobar un pitó acanalat escanyat, pas de 7a mínim.
Poc després un bloc mòbil solca l'aire, un crit de "meeerdaaaa" i l'Ester vola avall fins que l'alien verd l'atura suaument.

Al 2009 l'havia feta amb l'Eli i no recordava aquest pas, senyal que deu existir un camí més senzill, possiblement a la vertical del pi de reunió.
De fet la topo del Remi obvia aquesta opció difícil que més d'un s'ha trobat.

La corda fixe del sisè llarg ha desaparegut

Jo portaria doble joc d'aliens i camalots fins nº2, +3 +4 i moltes cintes.


TERRA LLIURE, Camarassa, paret de les Gralles


Una de les clàssiques imprescindibles del Marmix.
Ambient de selva amazònica veneçolana i tepuiero, verdor i humitat característiques, blocs i timbals gegantins que admeten tot tipus de peces per autoassegurar-vos.

Una petita gran via, sabor aventura amb un grau assolible per molts.

Accès recomanat per dalt, agafant la pista que porta a l'ermita de Sant Jordi sobre Camarassa. En arribar-hi continuar per la pista estreta direcció nord uns 1500 o 2000 mts fins que gira cap a l'oest. Aparcar abans que giri en un camp de conreu. Allí veureu una canal que enfila cap al nord i un senderó fitat que enfila al nordest fins arribar a la paret. Dos rapels llargs senyalats amb una fita vermella, bons i directes a peu de paret.


Ombra fins les cinc o sis de la tarda. Llavors fugiu!!!


WALLOU, Gourette, Pene Sarriere
Unes pistes d'esquí farcides d'esquitxos de calcari on la paret emblemàtica té forma de cuirassat de finals de segle XIX.
S'escala a ambdues cares (Est i Oest) cercant o fugint del sol, de 100 a 200 mts amb essències del Pedraforca.



Una Ravier n'és la clàssica ineludible, reequipada sense passar del Vè+.

jueves, 14 de mayo de 2015

Caçadors d'Estels, Peña de Sin (Artíes)

La belleza de algunas cosas nos empuja a perseguirlas pese a saberlas inalcalzables.
Cazar estrellas o perseguir cometas son quimeras tan bellas como inútiles.
Algunas líneas ejercen sobre mí una atracción parecida: Las reconozco imposibles, pero lo intento.


 Antonio en el diedro inferior (L2). Venganza sigue recto.


Sin rutas fáciles.
Sin bullicio.
Sin vías comerciales.

De las antiguas a las modernas, todas las líneas que surcan Peña de Sin ofrecen compromiso y dificultad, exigen horarios largos y están sometidas a un clima que oscila del calor excesivo al frío riguroso.

Aun así, escalar en este murallón olvidado por las modas ejerce una poderosa atracción.


Christian Ravier, autor de buena parte de las rutas, contribuyó a su revalorización con permiso de Josema Jarrín, los Bueno, y últimamente JP Río.
Ahora, tras años repitiendo media docena larga de vías, hemos terminado un proyecto largamente trabajado.

Caçadors d'Estels, una línea que me ha obsesionado durante años, aparcada casi un lustro desde que la empezáramos con Unai y Castelltower, retomada y finalizada con la pasión de Ester.




Los pájaros nos han acompañado siempre, centenares de buitres que se abalanzaban sobre los despojos y la carroña con que abastecen un comedero situado a pie de pared.
Y mientras, nosotros nos dábamos un festín de roca velcro, chorreras y formas caprichosas.



El sábado la repetiríamos en compañía de Roy, Antonio, Sergi y Fleta,  bajo un sol "alicantino" implacable.


 Fabuloso 4º largo, 6c de gotas de agua.
Mientras por arriba Roy encadena un largo de chorreras



abriendo las chorreras del 6º largo


Ester navegando por el largo más complejo, L7, entre 7a y 7b 




Ester abriendo el penúltimo largo. Una chapa en 35 mts

Mi codo aclaró que la que pensé iba a convertirse en "clásica" asequible resultaría en realidad un rutón sostenido y difícil.

A salvo de las gotas de lluvia, último largo el día de la apertura.

El último paso se nos resistió.
Volveré.
No me importa repetir una ruta así


INFO
Inicio por una canal sucia, 15 mts herbosos hasta alcanzar un diedro magnífico que pertenece a la vía Venganza, de Josema Jarrín.
Dos largos cortos y mediocres conectan ese diedro con el motivo de la vía, una sucesión de placas que alternan el gris y el rojo tapizas de velcro, hasta alcanzar el diedro final de 100 mts trufado de chorreras y formas espectaculares.
La ruta queda resguardada del chirimiri en sus dos tercios superiores, y completamente al abrigo del agua en su tres últimos largos.

Está bien equipada en las placas, reservando friends y fisureros para las zonas que permiten autoprotección .

Y si os queda tiempo, en Plan muy recomendable cenar en La Capilleta... o una birra.

Que la disfrutéis!


lunes, 20 de abril de 2015

Victus (vencidos) en Pempenús, Peña Montañesa

del latín, VENCIDO

Con los años he ido aprendiendo que abrir líneas demasiado difíciles no me resulta divertido.
Cuando la dificultad de un largo se me escapa soy incapaz de descubrir el camino natural y el emplazamiento correcto de los seguros.
Yerro, y el resultado no me satisface.

A veces hay líneas que anhelas, y si un compañero especialmente dotado se ofrece para abrir esas secciones complejas caes en la tentación.

 
Fotos cortesía de Luichy


Ésta es la historia de Victus.

Mi amigo de cordada era Eneko, escalador con "ojo de lince" para descubrir vías soberbias, y un talento excepcional para resolverlas.

El Pempenús nos sedujo.
La pared parecía prometer LIBRE.

Minusvaloramos la dificultad del quinto largo y sucumbimos a la tentación del taladro .
Uno, dos, tres, así hasta 4 chapas consecutivas, convencidos de que "ése" sería el primer y último parabolt acerable, truncando la continuidad de una ruta mantenida entre el sexto y el séptimo.

Desconozco si fallamos al interpretar la roca, equivocamos su mensaje o quisimos ser engañados.
Lo cierto es que acabamos por sentirnos vencidos al haber taladrado en lugar de abandonar.

Nos faltó valor para dejarlo, renunciando así a una forma de ver la escalada. 

"Éstos son mis principios pero si no le gustan puedo cambiarlos", dijo Groucho Marx




Abandonamos por arriba
Un precio caro,
incluso en compensación a ese soberbio y maravilloso último largo.