lunes, 25 de octubre de 2010

Pempenús, próxima estación

Capítulo I


De nuevo Peña Montañesa, y de nuevo el Pempenús, una pared descubierta por Papila que atesora varias de las mejores rutas de la península
  • El Poder de una Obsesión, de Papila , descubridor de la pared. Un bigwall de libre y artifo recotado al libre por Manu y Mikel. Apertura realizada con gusto y esmero, por el visionario de Montañesa.

  • Passemurailles, para mi la obra maestra de Christian Ravier, 240 metros de fantasía que sintetizan todos los atributos que debe tener una vía moderna: roca increíble, movimientos de libre alucinante, exposición y autoaseguramiento allí donde la piedra lo permite.

  • Sin Cabeza Percutora, pequeña joya de Javi y Chiro con una calidad extraordinaria, más corta que las anteriores, menos exigente y precisamente por eso un magnífico primer contacto.

Cuando Papila publicó un pequeño artículo en Desnivel, ya se adivinaba la calidad del muro.

Han transcurrido 8 años desde que escalé la primera ruta (Eiger NO Wand) hasta concluir la última (El Poder). Seguía sin decidirme a abrir porque no veía camino alguno en libre "humano"

Durante ese tiempo, Unai y Tron intuyeron una línea futurista cuando rapelaban la Passemurailles. Siete largos años han esperado hasta considerar que poseen el nivel técnico y mental para afrontar el largo en un estilo lo suficientemente "depurado".

El resultado del primer día de tanta autoexigencia: un largo de placa de 40 metros de 7a+ sostenido con solo 3 chapas y dos clavos que admiten poco más. Largos tramos sostenidos en 7a con hasta 8 metros de aire entre pieza y pieza, cotación ajustada. Abrir así, un don reservado a octavogradistas de cabeza fría. Repetir, terrorífico si no estás al nivel.


Aquí van unas fotos.

Monté reunión de una chapa y una flor de pitones. Me apresuro a emplazar el segundo parabolt de la reunión a golpe de burilador. No tenemos demasiada batería. Eneko asegura a Unai descolgado tres metros por debajo, una forma tradicional de aligerar el factor de choque al inicio del largo.

Un ridículo merlet y un pitón bueno protegen el factor del segundo largo. Unai emplaza el primer bolt a 5 metros de la reunión.

Risas y sonrisas para aliviar la tensión mientras descansa su postura forzada. Emplazará el primer bolt de la tirada en breves instantes.


Con la seguridad que suponen 7 centímetros de acero hundidos en la roca, Unai aplicará la màxima de "corre por tu vida": huida hacia adelante hasta encontrar los ganchos para emplazar el segundo bolt, a 7 metros del primero. Movimiento muy mental y difícil antes de chapar, demasiado aire bajo sus pies.


El mismo día, Eneko empezará el tercer largo, un desplome que promete emociones fuertes, con una primera chapa a 6 metros de la reunión, presionado sin duda alguna por el espectáculo que acababa de presenciar en riguroso directo, en el largo anterior.


Unai y yo aguardamos asegurando entre las nubes. Ambiente norte para una pared de sur rabioso.
Oculto temores y pensamientos en mi interior: deseo que la segunda batería del taladro se termine antes que las fuerzas de Eneko. Yo no puedo abrir en este estilo un largo tan duro. Se me escapa.


Mientras el Tron aguarda en la Rioja.
La vendimia terminará pronto, y el show continuará.
Repetidores, rezad.

3 comentarios:

Vilaplain dijo...

Telaaaa!!!! quina passada es veu guapissim!!!! potser en una altre vida... ...

Nach dijo...

Abriendo así casi te puedo decir que se repetirá poco, y sólo por algunos elegidos. Por contra, años después dirán que los aperturistas fueron unos visionarios. Buenas aperturas estaís haciendo. http://nachbueno.blogspot.com/

edu dijo...

Vaya pinta tu y yo con el deu jodio....habra que ponese en forma pa ir en primavera con el manu, saludos