lunes, 4 de marzo de 2013

Una dama lujuriosa


La Dama se entregó a la lujuria, se nos ofreció sin amagos, sin reservas, a todos.

Dame du Lac vista desde la base con una perspectiva que la acorta

El último sábado de febrero fuimos la tercera cordada en recorrer sus piernas, en trazar su cuerpo y alcanzar su cima. Así de sencillo, sin oponer apenas resistencia, tan dispuesta estaba ella.


Camino de Kandersteg, nos detuvimos en el lago de Montriond, cerca de Chamonix, para aliviar la longitud y las horas de viaje.

La intención inicial era escalar la ILINX, una vía más sencilla situada a los pies de este paraje tan rico en belleza glacial. Durante la subida ya percibimos la frecuentación de la zona y llegados al pie renunciamos a nuestro objetivo viendo a las dos cordadas que esperaban turno.

Escalador en el tercer largo de Ilinx, tampoco fácil

A su lado, la Dame du Lac,  habitualmente inaccesible, se nos brindaba abiertamente. Ester y yo aceptamos el envite, un regalo imposible de rehusar, inesperado, casi una sorpresa.

El temor reverencial que inspira este mítico sexto se nos oponía como única y gran barrera. Sin embargo las condiciones objetivas eran tan proclives que iniciamos el cortejo.

Dos largos excepcionales y se acabó el baile.
El primero, con una sección inicial muy física y un final en medusas desplomadas, nos exigiría un reposo a cada uno. Y eso que para Ester se trataba de su cuarta o quinta cascada...
El segundo, una maravilla de formas plagado de pétalos gigantes de hielo, solicitaba delicadeza y movimientos más propios de la danza que de la fuerza bruta.


Unas imágenes del primer largo


 Si las fotos reflejasen el miedo, esta rebosaría

 En el paso duro físicamente que nos exigió un reposo. 
Empezar con un freestanding de sexto me acojona

Y otras del segundo tomadas desde la reunión intermedia
La primera reunión se monta en una cueva justo en la "cadera" de la Dama, 
allí donde conecta con la roca

 Formaciones sorprendentes en la medusa con se inicia el segundo largo. 
Metro y medio de desplome inexplicablemente fácil. Maravillas de la naturaleza


Foto cortesía de Toti, quien la escaló con Kapi unos días más tarde. 
Montaron la reunión en un lugar distinto, la foto muestra el mismo largo desde una perspectiva diferente



Así, sin haberlo previsto nos largamos con la Dama cortejada, y empezamos un viaje que resultaría genial, una semana de sextos.
Nueve días sin descanso, tres mil kilómetros, y cinco quilos menos...



NOTA: En honor a la verdad nos encontramos con unas condiciones reales de 6 asequible, pues la estructura estaba muy escalada, con los pies tocados, los piolos picados y los agujeros de tornillos prácticamente hechos. Sólo de esa manera habríamos podido pasar
Aun así cuando la miras desde abajo impone.

6 comentarios:

Alex Prieto dijo...

Con dos cojones,chapeau,tanto por la escalada en si,como por el acto de sinceridad de las ultimas frases,tan escaso ultimamente en los "relatos" alpinisticos que se pueden leer por ahi,...REPITO CHAPEAU!!!!....Ah,y por supuesto,que envidia mas insana,je,je,..

Anónimo dijo...

Enhorabuena: por tus vías,por tu sinceridad y humildad.A todos nos acompaña y del que nadie habla.Quiza sea el compañero de cordada que nunca nos abandona,siempre esta presente,siempre de la mano pero solo los valientes hablan de él.
"El teorema del miedo"
Y el que diga lo contrario miente como un cobarde.
Me quito el sombrero de admiración.

Saludos de uno mas que se acojona.

P.D: Su quinta o cuarta cascada?Ole!!

edu dijo...

VAYA CHURRANPON ...PICAO O SIN PICAR METE MIEDO....ENHORABUENA Y A SEGUIR PICANDO LO QUE SE PUEDA. UN SALUDO.

Iker Madoz dijo...

Albert como siempre es un placer leer tus aventuras! Consigues emocionar eh!! Y con imaginación!
Si es que escribes tan bien como escalas!!jaja
Un abrazoo!

Josep Maria Esquirol dijo...

Epa nano, bones tatxades per Alps!
Enhorabona!!!

Manuel Velazquez dijo...

Muy bien Albert me impresionas,vaya fotos; a ver cuando me sacas que desde que tienes novia no hay quien te vea...je,je