jueves, 14 de mayo de 2015

Caçadors d'Estels, Peña de Sin (Artíes)

La belleza de algunas cosas nos empuja a perseguirlas pese a saberlas inalcalzables.
Cazar estrellas o perseguir cometas son quimeras tan bellas como inútiles.
Algunas líneas ejercen sobre mí una atracción parecida: Las reconozco imposibles, pero lo intento.


 Antonio en el diedro inferior (L2). Venganza sigue recto.


Sin rutas fáciles.
Sin bullicio.
Sin vías comerciales.

De las antiguas a las modernas, todas las líneas que surcan Peña de Sin ofrecen compromiso y dificultad, exigen horarios largos y están sometidas a un clima que oscila del calor excesivo al frío riguroso.

Aun así, escalar en este murallón olvidado por las modas ejerce una poderosa atracción.


Christian Ravier, autor de buena parte de las rutas, contribuyó a su revalorización con permiso de Josema Jarrín, los Bueno, y últimamente JP Río.
Ahora, tras años repitiendo media docena larga de vías, hemos terminado un proyecto largamente trabajado.

Caçadors d'Estels, una línea que me ha obsesionado durante años, aparcada casi un lustro desde que la empezáramos con Unai y Castelltower, retomada y finalizada con la pasión de Ester.




Los pájaros nos han acompañado siempre, centenares de buitres que se abalanzaban sobre los despojos y la carroña con que abastecen un comedero situado a pie de pared.
Y mientras, nosotros nos dábamos un festín de roca velcro, chorreras y formas caprichosas.



El sábado la repetiríamos en compañía de Roy, Antonio, Sergi y Fleta,  bajo un sol "alicantino" implacable.


 Fabuloso 4º largo, 6c de gotas de agua.
Mientras por arriba Roy encadena un largo de chorreras



abriendo las chorreras del 6º largo


Ester navegando por el largo más complejo, L7, entre 7a y 7b 




Ester abriendo el penúltimo largo. Una chapa en 35 mts

Mi codo aclaró que la que pensé iba a convertirse en "clásica" asequible resultaría en realidad un rutón sostenido y difícil.

A salvo de las gotas de lluvia, último largo el día de la apertura.

El último paso se nos resistió.
Volveré.
No me importa repetir una ruta así


INFO
Inicio por una canal sucia, 15 mts herbosos hasta alcanzar un diedro magnífico que pertenece a la vía Venganza, de Josema Jarrín.
Dos largos cortos y mediocres conectan ese diedro con el motivo de la vía, una sucesión de placas que alternan el gris y el rojo tapizas de velcro, hasta alcanzar el diedro final de 100 mts trufado de chorreras y formas espectaculares.
La ruta queda resguardada del chirimiri en sus dos tercios superiores, y completamente al abrigo del agua en su tres últimos largos.

Está bien equipada en las placas, reservando friends y fisureros para las zonas que permiten autoprotección .

Y si os queda tiempo, en Plan muy recomendable cenar en La Capilleta... o una birra.

Que la disfrutéis!


7 comentarios:

OscarPirata. dijo...

Tiene muy buena pinta, habrá que entrenar mucho para ir a escalarla.
Gracias Albert, muy grande!!!

albertganxets dijo...

Esa te la meriendas con birra en la mano

y algo de magnesio en la otra

Olatz dijo...

"Cazar estrellas o perseguir cometas son quimeras tan bellas como inútiles"....más bien tu quimera está siendo la ansiada clasica!!!!! la encontrarás algún día? lo dudo, se te van los ojos.....
Un besazo

edu dijo...

Grande ruta y de dar el callo...enhorabuena...cuenta pendiente

Nach dijo...

Simplemente, Impresionante Albert!!!Enhorabuena.

Sonia-Rocalia Guía de Alta Montaña y Escalada dijo...

¡escribes con la misma pasión que escalas y es contagiosa! ¡qué ganas ya de poder recorrer la vía! un beso enorme para los/las aperturistas, ¡yuhuuuu!

pec dijo...

uau, la via bonéssima, pero una clàssica segur que no serà, jajaja. Mai havia tocat una roca tan velcro com la del llarg de sota del diedre del final. Moltes felicitats!!!