lunes, 15 de mayo de 2017

Los (Sin)vergüenza

Jamás imaginé que escalaría con el mayor (y mejor) depredador de líneas de pared.

Bueno, sí. En mis primeros años de Montrebei, desde la Paret de Catalunya admiraba la línea de Totxaires. Tan lejos estaba de mi alcance que me propuse contratar un guía.
Y, ¿ quien mejor que Christian Ravier ?
El sueño se aplazó como otros tantos.

Tampoco adiviné que me convertiría en abridor compulsivo.
Tuve incluso pesadillas en las que Christian se apoderaba de mi lista de objetivos secretos y los abría sin mí


Con los años el sueño transmutó en dibujar una línea nueva con Christian.
Coincidíamos en lugares insospechados sin conseguir cuadrar agendas: Su oficio le ocupaba los fines de semana; el mío me liberaba esos mismos fines de semana.


Finalmente se ha cumplido
Los (Sin)vergüenza


Semana Santa
Nuestro objetivo inicial, el tercer muro de Gavarnie, se evapora al calor del sol de abril.
Al otro lado de la frontera, las paredes del valle de Ordesa secan rápidamente exceptuando la Fraucata, todavía impracticable.
El autobús obligatorio limita nuestro horario y constriñe el abanico de vías potenciales. Escogemos una de esas clásicas que  no defraudan, la Rabadá-Navarro
Saciados del valle, regresamos a nuestro particular santuario de Peña de Sin para evitar las limitaciones de acceso


Es Viernes Santo, día de calor y penitencia
Operación Puñetazo promete castigo suficiente a base de fisura y encastamientos
Permanecen a la sombra la mayor parte del día, salvándonos de un sol inclemente.
La vía, todavía salvaje, mejorará con las repeticiones.
Silvia se zampa un tercer largo sumamente delicado sin posibilidad de protección, ahora ya limpio. Los bloques peligrosos yacen un centenar de metros abajo en el lecho del río.
Terminamos saliendo por una variante expuesta y bonita a la izquierda de la original.

Algunos se quedarán sin comer

La repetición nos permite constatar la calidad de una línea que permanecía virgen a la derecha
Dos largos de placa y después una fisura azulada hasta la vira. Acribillo el sector con mi cámara.

No muy lejos, Miquel y Juli repiten Sin Plan
en libre!!!  incluso la segunda tirada.


Sábado
Sin espera ni paciencia regreso con Ester al escenario del que será nuestro próximo crimen.
Abriremos apenas dos largos. Como siempre sucede, la dificultad excederá nuestras expectativas, sobretodo en esa primera tirada que exige unos metros de artifo y paciencia.


Domingo de Resurección
Amanece un día claro y frío en Salinas de Plan.
8 de la mañana, hora de desayunar.
Christian viene Francia. Trae croisans, paté y otras delicias locales. Sospecho que quiere ablandarme para que termine mostrándole mis secretos, mis líneas, mi archivo oculto, la lista prohibida

Nos tanteamos como jugadores de póquer, mostrando nuestras cartas con precaución, reservándonos algún as en la manga.
Café tras café, infusión tras infusión, hablamos, exponemos, proponemos.
- Indecisión: Repetir o abrir.
- Tensión: Exponer nuestros pequeños tesoros a los ojos del otro. Me siento Gollum con el anillo del Señor Oscuro

Sufrimos del mismo mal, un afán por el descubrimiento casi enfermizo. "Viajar" lo llama él

Decidido: Seguiremos la vía que empecé ayer con Ester.

Le concedo a Christian el -dudoso- privilegio de empezar. No quiero volver a tomar mi propia medicina. Ayer ya pasé mi dosis de miedo intercalando el libre entre dos pasos de gancho precario.
Aprieta, aprieta y tira del libre. Rebufa, grita, juramenta.
Merde, fais gaffe!!!
Despliega alas y vuela una docena larga de metros.

Siento como me embriaga una oleada de PLACER intenso
Tras tantos años sufriendo en las vías del maestro Ravier, tantos abandonos y tanto miedo experimento un orgasmo eléctrico y prolongado.
Quien haya repetido alguna de sus vías me entenderá...

Este primer largo dejará souvenirs a los repetidores 
permanece a la sombra hasta bien entradas las once.

Le invito de nuevo a liderar el segundo largo, más humano, aun así difícil, como de 7a+ . Acepta.
Trato de cansarlo sin conseguirlo. Quiero amansarlo un poco.
El póquer se torna en partida de ajedrez.
travesía del segundo largo


Aprovecho para meter un par de bolts adicionales a estos dos largos, sanear un poco y en unas horas alcanzamos el punto máximo de ayer. Por delante tenemos tres largos de apariencia asequible.

Yerro. Los largos darán guerra.
Una bella lucha.


Lo confieso, me acompleja abrir con este personaje cuasi mítico. Me impresionan sus gritos cada vez que se esfuerza al límite. Tiene más cojones que yo, más experiencia, más nivel.

De nuevo le cedo la tercera tirada -ya tierra incógnita- que concluirá arrancando un par de bloques gigantes. ¿Quien dijo que Christian no limpiaba sus vías?

Christian abriendo el tercer largo


tercer largo

tercer largo


Por eso en el cuarto largo me obligo a abrir en libre hasta volar. Arranco un par de piezas y termino a la altura de la reunión descojonándome, excitado pero feliz.

El vuelo atempera mis nervios. Prosigo una tirada excepcional hasta poco antes del final, donde la dificultad me obliga a progresar con tres clavos que dejaremos. Largo descomunal.

La "costurera" en acción, 4º largo

Gràcies per la foto,  Marc Vilaplain


El último largo consumirá los últimos rayos de sol y las también últimas energías del señor Ravier y las mías.
el "jefe" abriendo la última tirada

Entre los dos sumamos cien años y cerca de cuatrocientas aperturas.

Anochece. Terminamos en la vira.
De la vira rapelamos al río, exhaustos y contentos


Los (Sin)vergüenza
Nuestra primera vía
Una buena vía... dura.


Lunes de Pascua
Estamos muertos
y pese a ello escogemos vía en Montañesa en compañía de María
Nada de Friki.

On a les mêmes goûts, confesión de dos escaladores bulímicos










3 comentarios:

Oscar dijo...

Que grandes! Excelente relato… Pareja de Ases!
Sumarle una enhorabuena más a vuestro curriculum. Un fuerte abrazo!!

Xabier Intziarte dijo...

Dios los cría y ellos se juntan.
El hambre con las ganas de comer.
Tal para cual.
Vaya par de come piedras!
Felicidades por cumplir un sueño

Nach dijo...

Dos leyendas abriendo el camino, camino duro aunque bien abierto seguro. Mucho respeto da, quitarse la vergüenza no es tarea fácil. Enhorabuena.