jueves, 14 de marzo de 2024

Mal de Ojo, Tossal de l'Obaga de la Font (Alt Urgell)

 Aquest raconet màgic s'ha convertit en la nostra zona predilecta de l'Urgell. 

La Joana gaudint a L3, fantasia de crepes i peus 

Un bon grapat d'atributs la tornen irrestible:

  • Accès còmode i relativament ràpid
  • el paratge tranquil i solitari, allunyat del bullici de la Nacional, silenciós 
  • Una oferta variada de vies plenes d'aventura amb el caràcter que l'Emili, el Teixi, el Miquel, el Parce, el KimGil i d'altres han imprès
  • i un tou de línies per inaugurar. 


Mal de Ojo és la nostra darrera proposta. 



Diria que prou bona, i menys compromesa del que aparenta la ressenya. 

Sostinguda en 6c+ amb moments de màxima intensitat concentrades en seccions curtes, i un pas de bloc al segon llarg difícil de llegir a vista. 


Panoràmica del Tossal, una paret amb dues fulles i orientacions

Hem anat enredant un conjunt variat d'amics entussiastes cada cop que pujava per l'Urgell, 

com un mercenari, sense cap mena lleialtat. 

 

Per apaivagar el remordiment d'aquesta aparent manca de fidelitat entrego als colegues les millors tirades, sovint menjant-me el rostoll


Confeso que he rectificat llargs oberts pels companys amb la petulància de qui es considera dotat de criteri infalible. També llargs meus, sense dubte ni racança. He modificat seccions quan no m'agradaven o quan jutjava que una alternativa convenia, ignorant el dret moral del seu autor.

I qui sóc jo per canviar-lo?

Qui sóc per erigir-me en àrbitre??? 

l'impressionant desllom del sisè llarg, tan sols 7a/+

Tot, tot, per un suposat interés comú que compartim els membres de la comunitat escaladora: la bellesa de la ruta. 

Assajar, canviar, millorar es converteix en una obligació quan consumeixes roca... sense oblidar el puntet de supèrbia i la vanitat pròpies de qualsevol aperturista. 


A vegades el "què" em commou molt, igual que el com o amb qui.  

 


Tornem a la via

Un començament "tot terreny" transmuta a pedra arrugada pel temps, plena de punxes i dibuixos, de gran exigència pels dits. 

Ester començant a obrir la via, fissura roja i rompuda

La Joana al "crux" de L2 i de la via, a l'esguard de l'Ester


La part mitja entrelliga plaques superbes amb diedres i seccions clàssiques, fissurades, 

en Tomeu al segon llarg

Iniciant la quarta tirada, roca crusti


entrant a la 5ª reunió, pas "crustinyant". 
Dos bolts eviten assegurar-te en un blog gegantí i sonor


fins la part superior on el canvi d'inclinació restarà un punt d'interés. 

Darrers dos llargs prou atractius i aeris. 

en Yaye obrint el darrer llarg

No hi aneu amb calor: el tou del dits patirien en excés, els peus us bullirien. 

Reserveu-la per dies de sol i fresca. La llum de les tardes d'hivern us transportarà al cel.  


El nom, com quasi sempre a l'Urgell, ve ple d'intencions i significats ocults. 

Qui vulgui aclariments que pregunti a la pobre Rut com va acabar a urgències ...

O inquiriu a l'Ester per la penitència patida entre neu i humitat, la quarta vegada que veníem a finiquitar el projecte


Les Malediccions existeixen... acabar-la ho ha estat




Repetint-la, crec que xalareu. 



lunes, 19 de febrero de 2024

Crustipànic, roca dels Ports

Los esquimales reconocen cerca de 30 tonalidades de blanco, desde el pálido azul del hielo hasta el blanco inmaculado de la nieve recién caída. 

En nuestro país, el escalador del Port distingue también diferentes niveles de calidad de roca, con adjetivos que la describen con una amplitud lingüística equiparable. 


Van aquí algunos ejemplos en su idioma original

Roca sputnik, aquella de duresa i consistència immillorable, una raresa cobejada per repetidors i obridors, al Port tan escadussera com els diamants. 

Roca bona o acceptable o mediocre. Aplica un factor de conversió de 3:1 per trobar l'equivalent a altres escoles. 

Roca desordenada. Mot propi de territoris Ebrencs. Conjunt de pedra heterogènia que algutina diferents graus de qualitat, mixtura. Acostuma a barrejar pudingues, calcari, sediments i fins i tot roca magmàtica. Cal experiència per lidiar aquest tipus de zones però alhora proporciona colors i moviments joiosos. Cap Canaille a Calanques en seria un exemple de renom internacional, i el zocal dret de Roques d'en Benet, més enllà d'Hemisferi Pendular, l'exemple local. 

Roca crunchi  Tot crostetes que s'esmicolen en apretar. 

Roca crustipànic. Com l'anterior però més tensa i aleatòria. Mai saps quan saltarà, i tu volant amb ella. 

Roca descomposta. Al Port diuen que no existeix. El que hi ha són escaladors inexperts. 

Roca podrida. Sinònim de perill. Si una topo l'adverteix, NO temptis la  sort .

Timbals. No del Bruc, tot i que quan sonen també anuncien guerra. Un Toc Toc o un Bum Bum auguren relativa tranquilitat. Si sens Pof Pof, huye por tu vida. Abandona si encara pots

Roca inescalable. Al Port no n'hi ha. Els locals tenen costum i habilitat per pujar per qualsevol pedra, fins i tot per una muntanya de fems compactats. 


En Sebastià Colomé, un Gran Jefe dels Ports, cercava com un yonkie les vies més desordenades i podrides del Territori. I trobava especial plaer en repetir-les. 

Tenia un ranking propi de descomposició. Li recordo mencionar Territori Hutu i Port(porca) Aventura al Doll, un dels seus racons de recerca preferits (ambdues de l'Emili, expert en aquest camp). O la via del Teix, més prop de casa seva. Sovint les combinava amb escalades herbòrees, matusseres o emmaranyades i espinoses com Objetivo Birmania. La seva pell de jabalí el tornava immune a punxes i esgarrapades. 


Altres zones tenen els seus localismes

Barro Aragonés, auténtica denominación de origen para la tierra compactada propia de las escuelas de Guara. En la escala de Mohs ocupa una de las graduaciones inferiores. A menudo combinada con incrustaciones de Sika, roca sintética de dureza superior, muy apreciada por los escaladores urbanos,  aka plafoneros o resineros. 

Roca hojaldre. Ordesa tiene algunas de las vetas más destacables de la minería española. Especialmente terrorífica cuando aparece combinada con bloques del tamaño de frigoríficos y microondas, sin posibilidad de protección. 

Roca chancro. Piedra antigua descrita en la Biblia que se disgrega como la carne de un leproso

Roca llefrada, mot emprat per un petit col.lectiu conegut per obrir itineraris descompostos i exposats, on les expansions apareixen sovint mal colocades.


La via que ens ocupa té el dubtós honor de gaudir d'un llarg especialment incert, ple de crostetes que amenacen amb saltar. L'encadenament resulta sempre incert, per fort que vagis. La tensió aflora des del primer metre fins l'arriba a la reunió. La protecció a base de bolts bons, de 10x80 o fins i tot 10x95, queda fora de cap dubte (la matriu de la pedra té qualitat, la pell, la crosta, NO). 



D'aquí el nom de Crustipànic

Obrir-lo amb l'Arti i l'Ignasi em va entussiasmar. Encadenar-lo amb l'Ester el dia que finiquitàvem la via  em va sublimar. 

Poc exposada, tret de dos xapes, en la resta pots caure sense patir gens.

Advertència, com ja podeu ensumar, NO recomanable a paladars exquisits...

jueves, 15 de febrero de 2024

Zaca, la clásica del Pempenús (Peña Montañesa)

Tengo que reconocer que cuando llegó a mis manos la reseña de la vía del Zaca, la miré con un puntito de desconfianza


Sacar una vía de 6a y 6b en un paredón como el Pempenús, que alberga líneas tan bonitas (y difíciles) como PasseMurailles o Melon's Obsession, parecía harto improbable. 


Así que con cierta precaución abordamos esta ruta de reciente creación. 

El primer largo asombrosamente bueno recorre un tobogán de roca perfecta . Le siguen un segundo y tercer largo aceptables, en transición oblicua hacia la izquierda que nos depositan a pie del gran diedro del Pempenús. De apariencia lugubre y algo sucia, nos obsequiará con esa roca de adherencia excepcional que sólo Montañesa puede ofrecer. Una piedra que perdona errores y borra desconfianzas. 

Los aperturistas han limpiado los bloques peligrosos y ahora se ofrece compacta en todo su recorrido. Un quinto largo de chimenea clásico e interminable, salpicado con alguna chapa para ahorrar el peso de los friends XXL, nos plantará en los largos de salida. 

El largo difícil no conseguimos liberarlo. La topo marca 7b+ , y  hay quien afirma que ronda 7a... bien duro me parece a mí. Al principio en roca crustiñant que mejora con los metros y termina en un precioso final. Igual que el largo cimero, roca maravillosa D.O. Pempenús. 

Compartimos la ascensión con buitres y rapaces, y gozamos de vistas espléndidas desde esta atalaya situada a 2000 metros que domina toda la planicie del Sobrarbe .  


Ya de regreso, recordé un pequeño artículo de JC Guixot Papila que apareció en Desnivel hace 20 años titulado "el último Big Wall", donde explicaba su descubrimiento y primera vía del Pempenús El Poder de Una Obsesión,  en referencia a la postrera gran pared virgen de la Península. 



Enhorabuena a los aperturistas por descubrir una línea clásica allí donde otros sólo consiguieron dificultad. 

Qui la busca la troba!!!


martes, 6 de febrero de 2024

Via germans Ravier a la Nord de la Forcanada

Incluso un invierno tan avaro en hielo de fusión como el actual presenta oportunidades increíbles. 

Mirar con ojos de niño, sin perder la ilusión. Probar errar y arriesgarse a fallar. 

Ahuyentas el fiasco cuando tienes amigos que disponen de información privilegiada. La ice-connection funcionó de nuevo, y una foto bastó para activar la maquinaria. 


La Forcanada nos obsequia con una cara norte vertical, oscura y siniestra. Una línea blanca y profunda como una herida de cuchillo, la parte en todo su desnivel.


Un destino al que nunca había ido y al que siempre quise ir. 

Desde que leí la narración de Simón y Fidel quedé prendado de la vía que los hermanos Ravier habían abierto en el lejano verano de 1969. La escalaron un enero de crisis, con la economía española intervenida por los hombres de negro. Rebosaba hielo de arriba abajo y consiguieron recorrer sus 700 metros en piolet tracción. Qué placer. Qué aventura. Qué desgaste. 

Oriol la repitió hace una semana con Coro. Cordada poderosa llena de experiencia y apegada al alpinismo clásico. Harían cima después recorrer su decena de largos, y la arista que conduce a las cumbre secundaria y principal. Actividad larga, compleja y exigente. 


Este finde lo tenía apalabrado con Unai, padre de familia que calibra cuidadosamente sus salidas para optimizar el tiempo invertido. Fichamos a Javi. El objetivo tenía forzosamente que justificar esa inversión, ya fuere en belleza o dificultad, por ambiente o exigencia. 

La Forcanada aunaba lo que deseábamos: Montaña oculta y solitaria que corona el valle profundo de Artiga de Lin, bien apartado de la bulliciosa Vielha. Y además se trataba de una cima nueva para nosotros tres. 


Pernoctamos al final de la pista asfaltada que conduce al Refugio de Artiga de Lin, sin apenas trazas de nieve o hielo, al lado de otra furgoneta sospechosamente camperizada. 

La oscilación extrema de temperaturas de estos dos últimos meses, junto a lluvia en altura y a la ausencia de precipitaciones durante las tres semanas anteriores, nos obsequian con una nieve endurecida y portante, sin riesgo de aludes y rápida de andar en toda su aproximación. 

Alcanzamos la base de la ruta en apenas 2 horas. 



Ya desde media caminata divisas esa austera cara norte. La apariencia de la vía impone respeto. 

La sospecha se materializa. Una cordada se nos avanzó y va dos largos por delante. Sólo en el último tramo descubriremos que son colegas, aspecto importante en vías de montaña donde solo el cuidado exquisito evitará la amenaza de piedras y trozos de hielo. 


Le endilgamos a Unai sin remordimiento alguno la mayor parte de la vía. 

Con movimientos insultantemente fáciles va zampándose los cuatro primeros largos sobre roca a menudo descompuesta, escasos en hielo. Lo encadena todo el libre, incluido el famoso largo de la chimenea de 6b que desapareció dos años atrás, y que ahora se solventa por una fisura a la izquierda del desprendimiento. Javi lo emula. Optaré por cazar un par de clavos y un par de friends a la vista de mi cuerda de 7,4mm, sin remordimiento alguno. 

Las seis últimas tiradas recorren un diedro gigantesco, profundo y tumbado, trufado de nieve y hielo. Esta parte de la ascensión la recorremos rápidamente ensamblando las zonas propicias. Sólo el último largo nos frenará, de nuevo con roca delicada, cuyo final termina en el collado cimero. 

La vía prosigue de la enforcadura final hacia una arista que recorre las puntas Joanna y alcanza la cima Tonnelle. Nosotros optamos por rapelar cómodamente a la salida de la enforcadura por la cara Este. Dos rápeles equipados con clavos y merlets te depositan sin esfuerzo en la cara Este de la Forcanada. 

De allí andas unos 300 metros cerca de la arista que separa la cara norte de la cara Este, donde localizaremos un rapel de 25 mts con dos bolts inox con anilla, y un segundo de 35 mts que te depositan el en Còlh des Puis (el collado que separa ambas caras Norte y Este). Del Còlh regresas cómodo por la vertiente NorEste a pie de vía, y de allí al coche


Qué placer recorrer aproximación y descenso en condiciones óptimas. Mínimo desgaste para concentrar fuerzas y cabeza en la vía, que sin resultar extrema, exige concentración y savoir-faire. 

topo precisa de Kim-Gil

Como siempre, las condiciones lo son todo.


fotos 2012

 

jueves, 14 de diciembre de 2023

Roy de Levante y otras rutas en Alicante

Roy de Levante, vía que no podré encadenar, como otras tantas...


Habita Peña Roc, paredón de medianas dimensiones pero ambiente gigantesco, desplomado y de continuidad endiablada. 

Roca de carácter alicantino, siempre soberbia, con frecuencia adherente, a veces pinchuda y sólo a tramos marmórea. La surcan agujeros y fisuras que interrumpen sus placas de colores maravillosos. Un regalo para los sentidos, un placer, seas deportivo o habitante de pared. 

visión de La Capella desde el Racó de les Tovaines


La primera vez que la imaginé mis ojos chispearon con la emoción del novato. La fotografié. La dibujé. Repetí rutas cercanas. Consulté con los locales, pregunté al jefe y constaté que permanecía impoluta.

Estudiando las fotos intuí que nunca la encadenaría en libre.

Pese a ello, su soberbia belleza me acabó atrayendo como las sirenas a Ulises, de forma irremediable.  Y cuando esto te sucede sólo puedes pedir ayuda. 

¿A quien?

Pues a tus amigos. A los más ilusionados. Aquéllos que se dejan engatusar con promesas de roca maravillosa esperando pretendiente, abridores compulsivos, fanáticos del descubrimiento.   


Únicamente me permitieron abrir el primero de los largos, el menos agradecido, bien de chapas, poco emocionante y muy cabrón al tacto. Mich se lo llevaría al rotpunk este viernes de la inmaculada

Peaje y llave al recorrido de ensueño que nos esperaba en las alturas hasta alcanzar el clímax en sus dos últimos largos trufados de formas y presas que incendiarán vuestra pasión: Un auténtico orgasmo de roca. 

L3, cuando abandonas Quinse

L3, en la sección dura. No te duermas...ni al final

Mich abriendo L5

Que la gocéis, los que tengáis el grado. 

Los que andéis más cómodos en sexto, combinad la via de "Depor" con "Quinse al Sol". Una delicia que aparece en la topo pintada de blanco. Chapas abundantes que podéis completar con un poker de Totems a modo de Joker, bien prescindibles. 


El nombre es un pequeño homenaje a nuestro amigo y jefe de estos lares, siempre dispuesto a compartir descubrimientos y tesoros, incluso a riesgo de que le levantemos alguna línea...


Alicante, ¡qué lugar para escalar en invierno! 

En este puente de diciembre hemos descubierto otro par de lugares excepcionales, alejados de los circuitos conocidos y clásicos. 


Peña del Frare en el Muro de Alcoi. 

Pared de dimensiones modestas rica en fisuras de una calidad extraordinaria a menos de 20 minutos del coche. Acceso cómodo por un camino bien marcado, donde también podréis gozar de la deportiva. 

Repetiremos la maravillosa Sonrisa Vertical, y la no menos excitante Techo del Cuco. Para ambas bastará un sencillo juego de Totems. 



Darle las gracias Alex, por regalarnos sus reseñas en abierto, al acceso de cualquiera que desee descargarlas. Estuvimos (inexplicablemente) solos. Volveremos, nos lo hemos prometido. 

Info completa en Peña del Frare


Pared de Benicadell

En Beniarrés, bien cerca de Alcoi. 

Accedimos por la Cara Sur guiados por Roy, quien nos preparó una degustación a base de dos vías. 

De primer plato, Neanderthal



L3, el paso duro no está donde parece...

y de segundo, la gustosísima Penúltimo Soldurio, con dos largos de antología auténtica denominación de origen "Mercury". O Javi Malo, como solíamos llamarle.  Un abrazo donde estés cumpany


L2 gozoso. 

El L3 lo sería más aún. Bravo!

martes, 28 de noviembre de 2023

NO HO VEIG CLAR! (nueva ruta en Ordesa)

Domingo 6 octubre 2019, 18h20'
Pronto oscurecerá.

Estamos colgados a 250 mts del suelo en medio del espolón del Gallinero, de una reunión confortable entre Pangea y Zarathrustra.
Desploma acusadamente. Bajo nuestros pies aire, solo aire.
Llevamos ya 8 horas de tralla. Hace rato que el cansancio atenaza nuestros maltrechos cuerpos.

Tato está inmerso en una batalla contra la pared. No le veo, un techo oblicuo nos separa.
La cuerda apenas avanza.
Algo ralentiza su progresión hasta detenerlo.
La atmósfera pesa.

Un grito rompe el silencio que nos envuelve:
Albert, No Ho Veig Clar!
(no lo veo claro)

Me acojono.
En veinte años de aperturas jamásjamás  percibí ni asomo de duda en la voz de Tato

5 interminables minutos de tensión. Luego quietud absoluta, opresiva, y un silencio tan denso que puede cortarse. 

Transcurrido ese lapso de tiempo que percibo eterno, reanuda su progresión. 
La cuerda avanza suave por mi placa aseguradora. Caen piedras. El cordino auxiliar se mueve hacia la derecha.

Esto pinta francamente mal.
Al principio sufría por la seguridad de nuestra exigua reunión.
Ahora me angustia la integridad de Tato.
Detenido por una barrera de roca pésima, mi colega escapa con una travesía horizontal de más de 15 metros hacia Zarathrustra. Suponiendo que consiga montar un relevo seguro, me acongojo al anticipar la trave que me aguarda

Toda espera se acaba. Mi turno.
Me preparo para afrontar el mal trago.

Empiezo a desmontar el largo. Una flor de pitones mediocre protege el factor-2 al principio de la reunión. La dejo más por miedo que por necesidad.
Dos Aliens y un buen Tótem aseguran una sección técnica y difícil, obligada (6c+++).
Sigo.
Ligera travesía por encima del techo, otro desplome a la derecha, y todo arriba por una leve fisura repleta de bloques dudosos durante 8 metros más. Un fisurero y dos clavos que abandono protegen la sección.

Alcanzo un C3 rojo por encima de varias "neveras" en equilibrio precario. De ahí, el recorrido huye horizontal, hacia la NADA.
No veo a Tato, pero la cuerda ya corre sin roce. Le percibo próximo.
La mochila que hizamos está enganchada bajo mis pies con nuestras chaquetas de pluma y los frontales. Tato tirita de frío.
Consigo deschapar el C3 sin alcanzarlo agarrado a dos piedras tamaño microondas que traquetean tanto como mis dientes. Observo como las cuerdas escapan hacia la derecha por detrás de bloques provistos de aristas más afiladas que los dientes de un tiburón. Lo abandono. Mi vida vale mucho más que un puto friend.

Me obligo a reponer mi SERENIDAD. No pienso caer aquí, y tampoco se romperá ningún canto traicionero. 
Golpeo y ausculto cada presa. Avanzo por esta horizontal imaginaria. Alcanzo un Tótem morado de calidad. Respiro y me tranquilizo.

Mis brazos se van hinchando. Bombeo adrenalina suficiente para resistir el esfuerzo.
Llego a un Totem verde y un alien triangulados en el mismo pedrusco. Desde aquí intuyo ya dos clavos a 2 metros en diagonal descendente por debajo de mis pies. Pinta a péndulo pero Tato me tranquiliza confirmando que aguantarán.
Consigo agarrarme al primer clavo.
Suspiro.
Reseteo el sistema: he ganado una vida más, no moriré hoy.

Oscurece.
Tato montó reunión a mitad del antepenúltimo largo de la Zarathrustra (7a/b), ruta conocida y bien asegurada. Desengancho la mochila. Plumas y frontales para recorrer estos largos con toda la noche por delante. No hay prisa. A las 21.15 hollamos cima.
Dos horas más tarde, Ester y Silvia nos esperan en la furgoneta con la cena preparada.

La vida sigue
y por Dios que lo celebro


Ahora, desde la tranquilidad de mi oficina, constato que abrir rutas complejas sin taladro y sin hamaca te proporciona experiencias al nivel de las drogas psicotrópicas.
El exceso de exposición relega y amaga cualquier otro atributo, incluso la belleza de una ruta. Masticas miedo hasta embriagarte de adrenalina, y esa borrachera tapa, ofusca cualquier otra sensación.




Sábado 18 noviembre 2023, 8.30 am. 

El olvido nos permite vivir y superar traumas. 
Me sucedió con las Jorasses y ahora me ocurrirá con Ordesa. 
Perjuré no regresar. Estoy dispuesto a pagar el precio. 

Regresamos a Ordesa bajo el influjo del "Estiuet de Sant Martí", un episodio de temperaturas extraordinariamente templadas que nos permitirá escalar en altura. Hace 4 años que tenemos un proyecto pendiente en el Espolón del Gallinero que susurra y me tienta cada vez que visito Ordesa. 
Cierto que volvimos y entramos por Aurora tratando de arañar unos minutos indispensables necesarios para reabrir ese maldito octavo largo, pero erramos y acabamos con las manos vacías. 

Hoy planeamos remprender nuestra ruta original desde abajo vivaqueando en la quinta reunión, una repisa magnífica que compartimos con Zarathrustra. 

Porteamos material, sacos y comida cargados como mulas. 




Empezaré el primer largo de Zarathrustra,  para mí siempre incómodo.
El segundo largo comparte inicio con la vía antigua  hasta desviarse por tierra de nadie.  
Reunión limpia montado sobre un bloque empotrado en forma de cabeza de hacha, aérea y fotogénica, tan sonora como un instrumento de percusión. 


Tercer largo, este sí, exclusivo de nuestro nuevo itinerario. Todo limpio. Roca de calidad, fisuras magníficas y mucho patio. No ando fino. El escenario impone. Alcanzo mi antigua reunión de lujo provista de un clavo, y le añado otro para izar el petate cómodamente. 




El cuarto largo tiene miga, como todos los pares, de ahí que le toquen a Tato (legendaria mi habilidad para escoger). Inicio por un diedro incómodo aunque protegible en dirección a una especie de paso-chimenea a la altura del techo característico de la Zarathtrustra. El recorrido monta sobre enormes teclas de piano que sobresalen horizontales burlando la gravedad, encastadas con bloques y hojaldre. Fabuloso e impresionante. Los friends continúan protegiendo el largo. También totalmente limpio, como la reunión que montará Tato en otra repisa magnífica. 



La quinta tirada surca aguas más tranquilas, con la Fraucata como decorado de fondo. 

Algo de navegación y olfato hasta alcanzar, al límite de las cuerdas, la magnífica repisa-vivac donde coincidimos con Zarathrustra provista de un bolt y un puente de roca. 

Aquí dormiremos, no sin antes escalar el sexto largo fijando las cuerdas para acortar la jornada de mañana. 







Del octavo largo no hay fotos. Estuve demasiado tenso asegurando al colega, pendiente de una reunión que primero juzgué suficiente. Erré: Mientras Tato lidiaba con los primeros 8 metros de ese octavo largo sin haber podido emplazar seguro alguno, bueno o malo, percibí la vulnerabilidad de nuestro exiguo relevo. 
A futuros repetidores les aconsejaría alargar el séptimo largo hasta alcanzar un emplazamiento para dos buenos friends del 0,3 y 0,4 unos 8 metros más arriba de la role 7, y de allí bajar y regresar a reunión, solventando así una posible caída en factor 2. 

Este último largo hay que afrontarlo con ganas y determinación. 
La piedra siempre dudosa, el ambiente embriagador y la incertidumbre de los emplazamientos enervan tu cuerpo hasta agarrotarlo. Vibras de primero. Tiemblas de segundo. 
Probablemente volveremos, también sin máquina como nuestras 3 tentativas previas. Pero esta vez le propondré a Tato entrar por Zarathrustra y ahorrarme el trance.

Ordesa sin taladro tiene sus reglas. 
No puedes escoger el recorrido de mejor roca. Las posibilidades de aseguramiento conducen el itinerario de forma tiránica, incontestable. Nos ha forzado dos veces hacia el escape horizontal. 
Con 4 o 5 expansiones hubiera salido una ruta directa y quizá más bella 


No Ho Veig Clar! tiene la intensidad y el aroma del café oscuro 

La ruta, de belleza y elegancia incontestable, tiene suficientes tramos de hojaldre, bloques y piedras inestables para proporcionar eso que tanto anhela nuestra moderna sociedad: Aventura , traducida por miedo en el argot escalador.


Atención: No hemos podido tirar los bloques y piedras que hubiéramos querido. El sendero que recorre la base del Gallinero, sobrefrecuentado en verano y en estas tardes de otoño, impedía una limpieza a fondo. Las piedras siguen ahí, una trampa esperando al incauto y un peligro para los paseantes que habitan en el mundo horizontal. Respetadlos. 

Que no os engañe la propuesta de grado (6c+/7a). Es ABOminablemente difícil, expuesta sobre R4 en su estado actual, y exige dominar esa dificultad con margen suficiente. 

Intentarla os proporcionará un carrusel de sensaciones.
Los escapes se complican a medida que asciendes, igual que el compromiso de los largos. Mejor cuanto más arriba, hasta alcanzar el clímax de la cima.

Mucha suerte.

Quien se zampe el largo clave que recuerde a Dante

Dejad, los que aquí entráis, toda esperanza
D.Alighieri,  El Infierno
 



jueves, 16 de noviembre de 2023

Escaletes i El Forat de la Vella - Mas de Barberans - El Port


Aquesta és la història d'un lloc que ha passat desapercebut 

Un congost petit i modest, amb parets que no superen mai els 80 o 90 metres, però d'una qualitat excepcional i talment estranya als Ports que volia ressenyar-la. 


L'Ester "posturejant" a L5 de Sebastià Colomé, clàssica de la Vall, equipada

L2 de Sebastià Colomé

Ignorat per tothom, l'esportiva no hi va aparèixer fins fa escassament un "lustru", amortitzant un sectoret fresc als deslloms de la cara nord. Arribaven tard: la "tàpia" ja s'havia ensenyorat sobre les línies principals. Sols quedaven bocins i escorrialles. 


Exprimint la memòria, diria que l'Alejos va inaugurar el congost amb Pícara Viborita, una delícia malauradament envellida que merita un reequipament,. Actualment cal pagar un peatge en exposició als primers 6 metres. 

El Chapi també va deixar petjada equipant-ne una a la part esquerra d'Escaletes Cantando bajo la Lluvia

L'estiu del 2003 o 2005 vaig venir un dia amb el Manu Velasco a començar-ne una al Forat, i uns anys després amb el Pep Nogués una altra. 

Ara farà deu anys amb lo Santi vam perpetrar la major part de les línies en dos o tres estius boixos. Tarda sí, tarda no, enceguits per l'adrenalina, fugíem de Reus i ValldeRobres a competir o col.laborar a les diverses vies que s'hi adivinaven. La follia va empitjorar amb la visita d'un estranger que mos preguntava si s'hi podia equipar, comentari que va esperonar-nos a "pixar" i ocupar territori. 


Temps va passar, l'oblit arribà, empatxats d'aquells estius sense moderació. 

Ja calmat, he retornat per redescobrir com de bones hi són aquestes rutes. Quants esforços hi vam enterrar en la bogeria d'aquells dies. 

Triar-ne una selecció semblaria despreciar les altres. No obstant m'atreviré a suggerir-ne algunes per estètica, autoria o simple preferència personal

  • Tatopagao, el pepinet de la vall, que obliga 7a+ per obra i "gracia" del Vix i el Santi (Gracia)
  • Sebastià Colomé, una joia en memòria del jefe del Port a qui tots seguim trobant molt a faltar. Estalvieu-vos un primer llarg dur i a bloc entrant per la dreta (dos tontos)
  • Choli, company de batalles del Sebastià que ha equipat tres vies precioses de dos o tres llargs en una paret 500 metres més avall. Té un primer llarg cabró i dos tirades joioses sempre desplomades

  • La Diva de la Vall, guapa i exigent 
  • Dos Tontos, que encara que sembli d'oferta... costa
  • Lo Cupido del Matarranya, un clin d'oeil a l'aperturista més prolífic de la vall, bona sense arribar a cremar
  • Lo Rei de la Sorra, vión molt sostingut amb un segon i tercer llarg espectaculars que desllomen, també ullet cap a l'altra personatge de la saga, nascut a la Torre


La pedra, insòlita al Port, té una qualitat sorprenent amb trams d'adherència excepcional impròpia d'aquet massís. 


Fotos del Rei de la Sorra, un petit big wall 









Fotos del Cupido del Matarranya


Fotos de Choli





Fotos de Sebastià



Alguna visita d'escaladors il.lustres certifica la bellesa de l'indret. 






No hi ha vies senzilles. Ni les aparentment fàcils ho són realment.  

Però assolint el 6c, veniu i gaudiu sense mesura. Emborratxeu-vos com nantros ferem. Xaleu fins embogir.


Dues parets, dos orientacions. Ideal sigui quina sigui l'estació o l'època de l'any. Fred o calor, canviat de vesant trobareu el comfort a condició d'evitar els dies de vent NorOest. Aquí bufa de valent. 


A combinar absolutament amb els esmorzars de forquilla i ganivet de l'Hotel-Restaurant Diego (Santa Bàrbara), on també hi podreu sopar les tardes nit d'estiu. Lloc genial, amable i boníssim. 


Aquí teniu dues fotos que resumeixen totes les vies, de forma aproximada. 

Paret d'Escaletes


Forat de la Vella


I el plànol d'accès